Feministas actuales prostitutas en bolivia

feministas actuales prostitutas en bolivia

Estalla la insurgencia aimara. Bartolina y Tupac Katari fueron sentenciados. Su cabeza y extremidades fueron exhibidas. Ninguno contaba con la presencia de las mujeres, quienes estaban dispuestas a defender lo suyo hasta la muerte.

Es una de las madres de la patria, esposa del general mayor Manuel Ascencio Padilla. Juana se va con sus hijos al Valle de Segura, donde pierde a sus cuatro hijos, luego queda viuda y embarazada. Muere en Jujuy, en absoluta pobreza. La revuelta fue sofocada por Goyeneche. Su primer escrito conocido data de un poema dedicado a una poeta no vidente. Es considerada precursora del pensamiento feminista.

En la acusaron de movimientista y la echaron del Banco Central. Esa intervención dio sus frutos en el siguiente encuentro que debía realizarse en Chile, se recogió toda la discusión y se convocó a una reunión planteada desde la autonomía. Las ONG fueron invitadas para que rindan cuentas de lo que fue Pekín y el por qué de los nefastos resultados de la conferencia mundial para la mujer, especialmente para América Latina, pues se introdujo la variable de género para utilizarla como una retórica decorativa del programa de ajuste estructural.

No entramos en detalles pues la memoria de este encuentro es parte de esta publicación—n. Hasta ese momento su opción sexual no era un secreto, aunque tampoco esto era utilizado como una bandera, porque la base del movimiento era la heterogeneidad; sin embargo las tecnócratas de género y las "oenegistas" pretendían hacer una suerte de chantajismo para descalificar la discusión ideológica.

Desmontar ese aparato homofóbico fue costoso y doloroso, pues en los hechos se les había vetado el derecho de participar como mujeres pensantes o como ciudadanas, se trataba de LESBIANAS.

Veíamos a Cristina transpirar porque su cordialidad no contenía la violencia de las llamadas. Pese a esto, su participación movió y removió profundamente a la sociedad boliviana y esto se manifestó en la Cinemateca donde se organizó la proyección de una película lésbica.

Mucha gente terminó parada pues no quedó un espacio libre. El debate en Radio Fides había convocado a casi todos los sectores, incluidos algunos grupos políticos de izquierda que intentaban entender qué era la homofobia, un término y un concepto que no se manejaba socialmente.

María y Julieta transitaron por un camino muy empinado, era como enseñar otro idioma. Pero toda esta lucha se invisibilizó cuando, en , surge la marcha del Orgullo Gay al estilo norteamericano. Las mujeres cocaleras decidieron en realizar una marcha que duró alrededor de dos meses, desde el Chapare en Cochabamba hasta la ciudad de La Paz para exigir el respeto a sus derechos.

Dos compañeras de Mujeres Creando se incorporaron a la dura caminata para expresar la solidaridad del movimiento y para iniciar un proceso de reflexión sobre el discurso coca-cocaína. Paralelamente, en La Paz, a partir de acciones creativas se comenzó a trabajar contra toda la propaganda que había desatado el gobierno para descalificar la lucha de estas mujeres.

A su llegada a la ciudad de La Paz, el Café Carcajada adquiere una nueva faz, pues se convirtió en un espacio comunitario donde las mujeres mediante teatro mudo, pues muy pocas hablaban castellano, pues su lengua materna es el quechua comunicaban si situación en el chapare. Nos cocinabamos y bailabamos al son del acorde—n del peluquero de Ibirgarzama que se había incorporado a la marcha para venir a comprarse un acorde—n a La Paz.

La posición de Mujeres Creando frente a la hoja de coca era clara: La propuesta de Mujeres Creando es la lucha creativa a través de expresiones pacíficas, pero esto no quiere decir recibir los golpes y quedarse callada. Ante esta posición, las "oenegistas" especialmente fraguaron un mensaje que calificaba al grupo de violento, tratando de meter en un mismo saco dos conceptos totalmente diferentes: Hacen esto de manera deliberada, dejando de lado la independencia de un término respecto del otro.

Para el grupo, la agresividad es una fuerza autoafirmativa que permite a las mujeres asumir su defensa y tener conciencia de su voluntad, personal o colectiva. En cambio la violencia es una acción destructiva que tiende a anular o destruir a la otra persona que es vista o colocada como enemiga. Así se fundamenta la agresividad con la que se expresa Mujeres Creando, que puede ser con el grito, el uso del color, de la palabra y del tipo de palabras que se usan. Para ellas, guardar la compostura y los buenos modales es la manera de ingresar en un proceso legítimo socialmente.

Mujeres Creando rompe con esa cultura de manera deliberada, en la forma de hablar y de expresarse, sin pedir permiso para existir. Se rompen esos esquemas al no pedir la legitimación como intelectuales ni como movimiento; el grupo no necesita ni quiere su aprobación, por eso interviene sin pedir permiso para hablar, para entrar a los espacios que montan en nombre de toda la sociedad boliviana. Pero también se plantea otra ruptura, pues una actitud ancestral colocó a las mujeres como las figuras armoniosas de la familia, de la sociedad, del curso, del trabajo, en fin, de donde estés.

Reivindicar la agresividad es un terreno exclusivo de lo masculino. El otro tema ligado al de la violencia es el de la Lucha Armada, tema con el cual también nos comprometimos. Mientras desde la universidad estatal se los veía como héroes, para nosotras se trataba de víctimas de su propio heroicismo y caudillismo.

No estamos de acuerdo con la lucha armada y no la consideramos un instrumento de cambio social. Dos años duraron las discusiones y vimos como el tema de su libertad y de sus juicios no adelantaban, se venían las elecciones generales y el próximo gobierno de Banzer era un hecho. Raquel gozaba de la simpatía del embajador de México y se trataba de una ciudadana extranjera la libertad provisional para ella era negociable y las consecuencias jurídicas un hecho.

Fueron 19 días tormentosos, nos cortaban la luz, nos pateaban las puertas, se revisaba a todos quienes entraban y salían. Y la sala penal primera niega la libertad, después de tomarse todo el tiempo necesario. Redactamos un Abeas Corpus con la ayuda de una abogada amiga, lo firma Juan del Granado. Ya era libre de ir donde deseara, habíamos perdido una otra amiga. Asombro, incredulidad, morbosidad, en fin, en la sociedad boliviana se desató un corrillo de comentarios: Ese programa, que también se transmitió a nivel regional a través de la Cadena Sur, sirve de pretexto para que Carlos Mesa, de cara a la sociedad boliviana a través de PAT, pregunte que era Mujeres Creando.

Durante una hora Julieta y María hablaron de política, de economía, teología, amor, sexualidad, democracia y también de su opción sexual. Esto abrió otro espacio de discusión y comunicación. Seminarios y charlas organizados por estudiantes porque los y las intelectuales nunca fueron nuestros aliados. Sólo había un margen de tres semanas para salir al aire. Mujeres Creando aceptó el reto y lo inició en enero del Así como en la calle una selecciona dónde quiere quedarse o se detiene cuando algo le atrae, el telecomando del televisor permite hacer un recorrido por los canales hasta encontrar algo que inesperadamente te detiene.

El programa de televisión "Creando Mujeres" rompió con los moldes tradicionales de hacer televisión, pues cada uno se basó en acciones callejeras en los que incluso participaba la gente que se quedaba a mirar.

Cada uno de los programas plantearon temas fundamentales en el cotidiano y el colectivo de la población. La participación de Lidia con su ser chola, pero una chola diferente, no la que se lamenta de su situación, ni la que abraza al candidato; el travestismo de Cleofé una señora oficinista, y Lidia, que intercambian sus ropas en la televisión plantea el problema del racismo pero no en términos intelectuales sino estéticos, logró mover, conmover y sacudir profundamente. Luego acudieron a la amenaza de plantear un juicio, para detener el programa, aunque luego prefirieron callar.

Ese programa costó horas de. Donde apreciamos la actitud de Carlos Mesa y Ximena Valdivia, primero respetaron el acuerdo de libertad y aunque no estaban de acuerdo se manejaron argumentos y no simpatías o amiguismos. El programa de lesbianismo ya no habló de la homofobia, sino de la libertad de ser diferentes, un avance increíble a nivel social, tomando en cuenta que apenas cuatro o cinco a—os antes ni siquiera se manejaba el concepto de homofobia. La interpelación a la dictadura con una acción absolutamente loca que rebasó todos los límites de lo aceptable para una visión política completamente represora y patriarcal.

Se puso en evidencia el valor de la acción pacífica, el valor interpelador de la creatividad. Tampoco existió valor moral para detener la acción en el Palacio de Justicia cuando se demandó justicia para Patricia Flores, una ni—a asesinada brutalmente en su propio colegio sin que hasta ahora se haya castigado a su asesino. La propia gente contuvo una intervención policial. En cuanto al programa y a un espacio denominado televisión al Verres, Julieta y María tienen una crítica y convocan a la reflexión al interior del movimiento, pues aunque éste era un espacio abierto para todas las integrantes de Mujeres Creando, ninguna quiso asumirlo.

Una estudiante de la Universidad católica decidió hacer su tesis de grado sobre el programa y realizó un testeo de audiencia mediante llamadas telefónicas, de cada llamadas que hizo, 85 afirmaron haber visto el programa. A partir de este espacio se abrió— para nosotras otro universo estético que es el del audiovisual o seaconcebir las acciones no sólo de manera efímera, sino para un medio audiovisual que puede ser televisión o cine.

Pese a que el programa significó un antes y un después, no s—lo para Mujeres Creando, sino para el conjunto de la producción nacional en televisión, porque puso a la calle en la televisión y a la televisión en la calle, hecho que no se inscribe dentro de ninguno de los géneros, y aunque movió y removió a todas las clases sociales, desde la clase media, hasta la intelectualidad, pasando por supuesto por los sectores empobrecidos de los barrios, los medios de comunicación y los espacios de crítica hicieron de lado esta propuesta.

Unicamente el semanario Pulso le dedicó un espacio al programa de lesbianismo, obviamente cargado editorialmente de homofobia y de una visión completamente sesgada y no integral del programa.

Esto se constituyó— en una posibilidad de ordenar las ideas entre éticas, estéticas, movimiento y cambio social.

Rafael Doctor, crítico de arte y director del Canal Isabel Segunda, una subsidiaria del Reina Sofía envió la invitación. Esta participación si bien la llevó a María, le dio mucha fuerza a Mujeres Creando, pues es el fruto de una construcción colectiva con el aporte de todas las integrantes. Entre ellos se desató una discusión profunda sobre las concepciones de historia del arte. Teníamos dos salas en planta baja, cada una de al menos 30 metros cuadrados y estabamos invitadas tres mujeres pues nuestra presencia era parte de la propuesta.

La pelea fue muy dura y la dio Rafael Doctor en base a concepciones filosóficas de historia del arte.

Finalmente María, Julieta y Florentina Alegre se fueron a Madrid y durante un mes ocuparon dos salas. En una estaban escritos cuatro grafitis: En la sala contigua una pantalla gigante pasaba de manera continua las acciones de la calle que sirvieron de base para el programa "Creando Mujeres". Nunca se había dado una muestra con fragmentos de un programa de televisión y menos se había planteado la interacción directa con el publico, tal como ocurrió en esa muestra. Durante un mes Julieta, María y Florentina interactuaron con al menos 70 mil visitantes.

A partir de esa presencia se generaron otras invitaciones en todo el Estado español, en espacios muy importantes de Zaragoza, Barcelona, Valencia y otras y también en Alemania. Fue un recorrido de acciones, acompañados por canciones y poemas de Julieta. Esa experiencia hace ver a Mujeres Creando que su lenguaje y su propuesta no sólo tiene un valor regional y local, sino que partiendo de una autenticidad tiene la capacidad de llegar y conmover a gente de otras partes del mundo.

El feminismo del grupo, a diferencia de los que ocurre con otras expresiones, consolidó su capacidad de interpelar a otro tipo de sociedades y culturas. No se plantea la posibilidad de hacer del feminismo un espacio para los varones, sino de que ellos sean capaces de asumirse a sí mismos como un problema y de plantearse horizontes de cambios, en cuanto seres también oprimidos y condicionados.

El libro tiene una advertencia:

El 5 de septiembre de , la sacaron con una corona de clavos y espinas en la cabeza y un aspa pesada en la mano, como cetro. La pasearon junto a Bartolina Sisa por las calles y plazas.

Sus miembros despedazados, su cabeza puesta en picota y sus extremidades quemadas. Las cenizas fueron echadas al viento. Estalla la insurgencia aimara. Bartolina y Tupac Katari fueron sentenciados. Su cabeza y extremidades fueron exhibidas. Ninguno contaba con la presencia de las mujeres, quienes estaban dispuestas a defender lo suyo hasta la muerte. Es una de las madres de la patria, esposa del general mayor Manuel Ascencio Padilla. Juana se va con sus hijos al Valle de Segura, donde pierde a sus cuatro hijos, luego queda viuda y embarazada.

Muere en Jujuy, en absoluta pobreza. La huelga de hambre terminó tras la intervención del alcalde pace—o de ese entonces, Julio Mantilla, quien se comprometió a interceder ante las autoridades para que se haga justicia, pero eso nunca se hizo realidad.

El acercamiento de Mujeres Creando al movimiento feminista fue a partir de la generación un pensamiento propio, pues no se trata de ser sucursales ni recicladoras de un pensamiento que tiene que ver con otra realidad. En el feminismo de la igualdad ignora las diferencias que existen entre los propios hombres en las sociedades patriarcales.

Esta propuesta viene de mujeres de clase media alta y burguesas, que desde la igualdad de clases y de privilegios económicos quieren tener los mismos derechos de explotar que sus maridos o compañeros. Ellas no quieren ser igual que los campesinos o los obreros o los parias de su sociedad, no quieren ver que en el patriarcado también se explota a los hombres que pertenecen a otras clases sociales, entonces no plantea una crítica al patriarcado.

Un graffitti de respuesta a esa política fue: En , Mujeres Creando participó en el sexto encuentro feministas latinoamericano de El Salvador, un acontecimiento importante para el movimiento pues significó el contacto con otros grupos feministas autónomos de la región, argentinos y chilenos especialmente que estaban dispuestos a recuperar el valor de las discusiones que estaban sobre la mesa.

El recuperar la autovaloración de las propuestas del movimiento generó— mucho espacio y a partir de esto Mujeres Creando interpeló la forma como se estaba elaborando el informe para la cuarta conferencia mundial de la mujer en Pekín. Nuevamente aparece en el escenario Sonia Montaño, quien estando a cargo de la subsecretaría de género, tenía en sus manos la redacción de un documento que fue absolutamente oficialista, pues apoyaba la participa popular, la ley de capitalización que enajenaba las empresas estatales, la ley de reforma agraria INRA que no resuelve el derecho de las mujeres a la propiedad de la tierra.

Quedaron fuera la violencia que desató el gobierno boliviano contra la sociedad para legitimar el proyecto del MNR y reducían la violencia contra la mujer a hechos domésticos; se hablaba también de la participación política de la mujer como un hecho cuantitativo a través de los partidos políticos , se habían dejado de lado las luchas de las mujeres, la de las cocaleras por ejemplo, tampoco se mencionaba el tema de las presas políticas por alzamiento armado y las torturas que sufrieron y, por supuesto, no se mencionó tampoco el trabajo de Mujeres Creando, ni tampoco se cuestionó el rol de las ONG..

Era un informe complementario porque en realidad le daba el marco teórico a las estadísticas que había presentado la subsecretaría de género. Usaid, la agencia de cooperación—n del gobierno norteamericano iba a financiar la participación de las mujeres de países latinoamericanos, mientras la agencia de cooperación francesa se haría cargo de sus ex colonia en Africa por citar dos ejemplos.

Se puso en tela de juicio esta actitud complaciente y siendo un grupo pequeño Mujeres Creando pudo levantar una ola de polémica en torno a esas categorías y al financiamiento. Se consiguió articular la denuncia con trabajadoras del hogar, con campesinas, con mujeres de algunas centrales obreras regionales y departamentales y con mujeres de la ciudad de El Alto.

El resultado de esta coordinación fue el documento "Dignidad y autonomía", totalmente autofinanciado. Pero a la hora de defender las propuestas, las ONG habían logrado cooptar a todas y cada una de las mujeres que habían participado, menos a una que mantuvo su dignidad y autonomía. Todas y cada una de ellas se vendieron por migajas. Este documento logró plantear una diferencia y se logró— realizar un trabajo articulado con un grupo de feministas argentinas autónomas Atem.

Esa intervención dio sus frutos en el siguiente encuentro que debía realizarse en Chile, se recogió toda la discusión y se convocó a una reunión planteada desde la autonomía. Las ONG fueron invitadas para que rindan cuentas de lo que fue Pekín y el por qué de los nefastos resultados de la conferencia mundial para la mujer, especialmente para América Latina, pues se introdujo la variable de género para utilizarla como una retórica decorativa del programa de ajuste estructural. No entramos en detalles pues la memoria de este encuentro es parte de esta publicación—n.

Hasta ese momento su opción sexual no era un secreto, aunque tampoco esto era utilizado como una bandera, porque la base del movimiento era la heterogeneidad; sin embargo las tecnócratas de género y las "oenegistas" pretendían hacer una suerte de chantajismo para descalificar la discusión ideológica. Desmontar ese aparato homofóbico fue costoso y doloroso, pues en los hechos se les había vetado el derecho de participar como mujeres pensantes o como ciudadanas, se trataba de LESBIANAS.

Veíamos a Cristina transpirar porque su cordialidad no contenía la violencia de las llamadas. Pese a esto, su participación movió y removió profundamente a la sociedad boliviana y esto se manifestó en la Cinemateca donde se organizó la proyección de una película lésbica.

Mucha gente terminó parada pues no quedó un espacio libre. El debate en Radio Fides había convocado a casi todos los sectores, incluidos algunos grupos políticos de izquierda que intentaban entender qué era la homofobia, un término y un concepto que no se manejaba socialmente.

María y Julieta transitaron por un camino muy empinado, era como enseñar otro idioma. Pero toda esta lucha se invisibilizó cuando, en , surge la marcha del Orgullo Gay al estilo norteamericano. Las mujeres cocaleras decidieron en realizar una marcha que duró alrededor de dos meses, desde el Chapare en Cochabamba hasta la ciudad de La Paz para exigir el respeto a sus derechos.

Dos compañeras de Mujeres Creando se incorporaron a la dura caminata para expresar la solidaridad del movimiento y para iniciar un proceso de reflexión sobre el discurso coca-cocaína. Paralelamente, en La Paz, a partir de acciones creativas se comenzó a trabajar contra toda la propaganda que había desatado el gobierno para descalificar la lucha de estas mujeres.

A su llegada a la ciudad de La Paz, el Café Carcajada adquiere una nueva faz, pues se convirtió en un espacio comunitario donde las mujeres mediante teatro mudo, pues muy pocas hablaban castellano, pues su lengua materna es el quechua comunicaban si situación en el chapare. Nos cocinabamos y bailabamos al son del acorde—n del peluquero de Ibirgarzama que se había incorporado a la marcha para venir a comprarse un acorde—n a La Paz.

La posición de Mujeres Creando frente a la hoja de coca era clara: La propuesta de Mujeres Creando es la lucha creativa a través de expresiones pacíficas, pero esto no quiere decir recibir los golpes y quedarse callada. Ante esta posición, las "oenegistas" especialmente fraguaron un mensaje que calificaba al grupo de violento, tratando de meter en un mismo saco dos conceptos totalmente diferentes: Hacen esto de manera deliberada, dejando de lado la independencia de un término respecto del otro.

Para el grupo, la agresividad es una fuerza autoafirmativa que permite a las mujeres asumir su defensa y tener conciencia de su voluntad, personal o colectiva. En cambio la violencia es una acción destructiva que tiende a anular o destruir a la otra persona que es vista o colocada como enemiga. Así se fundamenta la agresividad con la que se expresa Mujeres Creando, que puede ser con el grito, el uso del color, de la palabra y del tipo de palabras que se usan.

Para ellas, guardar la compostura y los buenos modales es la manera de ingresar en un proceso legítimo socialmente. Mujeres Creando rompe con esa cultura de manera deliberada, en la forma de hablar y de expresarse, sin pedir permiso para existir. Se rompen esos esquemas al no pedir la legitimación como intelectuales ni como movimiento; el grupo no necesita ni quiere su aprobación, por eso interviene sin pedir permiso para hablar, para entrar a los espacios que montan en nombre de toda la sociedad boliviana.

Pero también se plantea otra ruptura, pues una actitud ancestral colocó a las mujeres como las figuras armoniosas de la familia, de la sociedad, del curso, del trabajo, en fin, de donde estés. Reivindicar la agresividad es un terreno exclusivo de lo masculino. El otro tema ligado al de la violencia es el de la Lucha Armada, tema con el cual también nos comprometimos. Mientras desde la universidad estatal se los veía como héroes, para nosotras se trataba de víctimas de su propio heroicismo y caudillismo.

No estamos de acuerdo con la lucha armada y no la consideramos un instrumento de cambio social. Dos años duraron las discusiones y vimos como el tema de su libertad y de sus juicios no adelantaban, se venían las elecciones generales y el próximo gobierno de Banzer era un hecho.

Raquel gozaba de la simpatía del embajador de México y se trataba de una ciudadana extranjera la libertad provisional para ella era negociable y las consecuencias jurídicas un hecho. Fueron 19 días tormentosos, nos cortaban la luz, nos pateaban las puertas, se revisaba a todos quienes entraban y salían. Y la sala penal primera niega la libertad, después de tomarse todo el tiempo necesario.

Redactamos un Abeas Corpus con la ayuda de una abogada amiga, lo firma Juan del Granado. Ya era libre de ir donde deseara, habíamos perdido una otra amiga. Asombro, incredulidad, morbosidad, en fin, en la sociedad boliviana se desató un corrillo de comentarios: Ese programa, que también se transmitió a nivel regional a través de la Cadena Sur, sirve de pretexto para que Carlos Mesa, de cara a la sociedad boliviana a través de PAT, pregunte que era Mujeres Creando.

Durante una hora Julieta y María hablaron de política, de economía, teología, amor, sexualidad, democracia y también de su opción sexual. Esto abrió otro espacio de discusión y comunicación. Seminarios y charlas organizados por estudiantes porque los y las intelectuales nunca fueron nuestros aliados.

Sólo había un margen de tres semanas para salir al aire. Mujeres Creando aceptó el reto y lo inició en enero del Así como en la calle una selecciona dónde quiere quedarse o se detiene cuando algo le atrae, el telecomando del televisor permite hacer un recorrido por los canales hasta encontrar algo que inesperadamente te detiene. El programa de televisión "Creando Mujeres" rompió con los moldes tradicionales de hacer televisión, pues cada uno se basó en acciones callejeras en los que incluso participaba la gente que se quedaba a mirar.

Cada uno de los programas plantearon temas fundamentales en el cotidiano y el colectivo de la población. La participación de Lidia con su ser chola, pero una chola diferente, no la que se lamenta de su situación, ni la que abraza al candidato; el travestismo de Cleofé una señora oficinista, y Lidia, que intercambian sus ropas en la televisión plantea el problema del racismo pero no en términos intelectuales sino estéticos, logró mover, conmover y sacudir profundamente.

Luego acudieron a la amenaza de plantear un juicio, para detener el programa, aunque luego prefirieron callar. Ese programa costó horas de. Donde apreciamos la actitud de Carlos Mesa y Ximena Valdivia, primero respetaron el acuerdo de libertad y aunque no estaban de acuerdo se manejaron argumentos y no simpatías o amiguismos.

El programa de lesbianismo ya no habló de la homofobia, sino de la libertad de ser diferentes, un avance increíble a nivel social, tomando en cuenta que apenas cuatro o cinco a—os antes ni siquiera se manejaba el concepto de homofobia.

La interpelación a la dictadura con una acción absolutamente loca que rebasó todos los límites de lo aceptable para una visión política completamente represora y patriarcal. Se puso en evidencia el valor de la acción pacífica, el valor interpelador de la creatividad.

Tampoco existió valor moral para detener la acción en el Palacio de Justicia cuando se demandó justicia para Patricia Flores, una ni—a asesinada brutalmente en su propio colegio sin que hasta ahora se haya castigado a su asesino. La propia gente contuvo una intervención policial. En cuanto al programa y a un espacio denominado televisión al Verres, Julieta y María tienen una crítica y convocan a la reflexión al interior del movimiento, pues aunque éste era un espacio abierto para todas las integrantes de Mujeres Creando, ninguna quiso asumirlo.

Una estudiante de la Universidad católica decidió hacer su tesis de grado sobre el programa y realizó un testeo de audiencia mediante llamadas telefónicas, de cada llamadas que hizo, 85 afirmaron haber visto el programa. A partir de este espacio se abrió— para nosotras otro universo estético que es el del audiovisual o seaconcebir las acciones no sólo de manera efímera, sino para un medio audiovisual que puede ser televisión o cine. Pese a que el programa significó un antes y un después, no s—lo para Mujeres Creando, sino para el conjunto de la producción nacional en televisión, porque puso a la calle en la televisión y a la televisión en la calle, hecho que no se inscribe dentro de ninguno de los géneros, y aunque movió y removió a todas las clases sociales, desde la clase media, hasta la intelectualidad, pasando por supuesto por los sectores empobrecidos de los barrios, los medios de comunicación y los espacios de crítica hicieron de lado esta propuesta.

Cuando la Organización de Deudoras en General llegó a La Paz exigiendo la condonación nosotras nos sentimos directamente interpeladas. Incluso el sitio web de la supuestamente feminista, Federación de Mujeres del gobierno de China aparecían artículos con la denominación de "mujeres. Veíamos a Cristina transpirar porque su cordialidad no contenía la violencia de las llamadas. El Tribunal Constitucional ha declarado que antes de la colonización no existía el aborto. Prostitutas En Burgos pajas con amigos porno playa mugeres follar. Mucha gente terminó parada pues no quedó un espacio libre. La otra dejó de ser simplemente el color de la piel o feministas actuales prostitutas en bolivia diferentes formas de vestir, se convirtió— en un espacio ético y epistemológico de construcción—n del pensamiento.

0 thoughts on “Feministas actuales prostitutas en bolivia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *